Fotos: 123rf.com

Copenhague

Con 173 años de antigüedad más de cinco millones de personas lo visitan cada año.El mercado navideño del Parque Tívoli en Copenhague es según los expertos uno de los más bellos de Europa porque combina por un lado toda la iconografía navideña y por otro, la de Christian Andersen. Te recomendamos que no te pierdas el espectáculo de luces, que es una verdadera obra de arte del diseñador de joyas de la marca Tiffany’s.

Londres

Si bien encontramos muchos mercadillos repartidos toda la ciudad, nosotros te recomendamos Winter Wonderland en Hyde Park, que es además de un enorme mercadillo, una feria de Navidad con numerosas atracciones, pista de patinaje e incluso un circo, allí encontrarás una amplia selección de artículos de regalo, artesanía, bisutería, ropa o juguetes. Además de numerosos puestos de comida y bebida entre los que destacan las patatas asadas, el chocolate caliente con churros (sí, con churros) y los típicos mulled wine (bebida caliente hecha a base de vino tinto con diversas frutas, canela y pasas) y los mince pies (pasteles rellenos de frutas, pasas, almendras, especias y licor).

Madrid

Si tienes previsto planificar un viaje a Madrid por estas fechas no te pierdas bajo ningún concepto el mercadillo de Navidad de la Plaza Mayor,  sin duda alguna el más tradicional de la ciudad. Cuenta con más de cien casetas exclusivamente dedicadas a la venta de productos navideños como belenes, adornos y artículos de broma.Para rematar la visita como es debido tienes que ir a comer el mítico bocadillo de calamares madrileño en cualquiera de los bares y cervecerías que rodean la Plaza Mayor como, por ejemplo, La Campana, La Ideal, el Restaurante Plaza Mayor o el Bar Postas. Si no eres de calamares, también puedes disfrutar de unos churros con chocolate caliente en San Ginés, por ejemplo.

París

Son muchos los mercadillos que se distribuyen por toda la ciudad, pero uno de los más famosos era el de los Campos Elisios que no se celebró el año pasado y parece que estas navidades por segundo año consecutivo se hará. Así es que te recomendamos el mercado navideño de Notre Dame, dedicado a las artes y a la artesanía, así como a la moda y el diseño. El entorno en el que se encuentra te dejará con la boca abierta.

Barcelona

El Mercadillo de Santa Llucía es sin duda el más mágico de la ciudad, se trata del mercado navideño más antiguo de Barcelona, se celebra desde 1786, es ideal para encontrar los productos típicos de decoración navideña, así como todos los de tradición catalana como ‘el caga tió’ o ‘el caganer’.

Podemos encontrar caganer de personajes famosos y la tradicional ‘bruixeta de la sort’ (brujita de la suerte), que trae suerte en la época navideña. El mercadillo se sitúa en la Plaça de la Catedral y es una visita obligada con la familia.

Brujas

Esta ciudad es preciosa en cualquier época del año, pero en Navidad resulta adorable.

El mercadillo se localiza en la plaza principal de Brujas, plaza de Grote Markt, todas sus fachadas puntiagudas se decoran con luces al igual que todas las terrazas, bares y comercios que rodean la plaza. En el centro se sitúa una gran pista de patinaje sobre hielo en la que pequeños y mayores lo pasan en grande.

No os perdáis el chocolate caliente, los gofres y por supuesto, las cervezas belgas como la Bush de Noel y la Gluhkiriek, que solo se beben en esta época del año.

Budapest

El mercadillo de la Plaza Vorosmarty con más de un centenar de casetas de madera similares a los chalets de montaña, nos ofrece una amplia oferta de objetos típicos de la artesanía húngara, así como de su gastronomía y cocina: pan fresco húngaro (lángos) carnes a la brasa (pecsenye) y los maravillosos Bejgli (pastel de Navidad lleno de semillas de amapola o nueces y pasas), el Strudel húngaro (Rétes), las galletas de jengibre, o el vino Tocai. Un enorme Calendario de Adviento se forma en las ventanas del palacio de la pastelería Gerbeaud.

Zurich

El mercadillo de la Estación Central de Zurich es uno de los mayores mercados de navidad bajo techo de Europa ya que se realiza en la misma estación de tren de la ciudad. Cuenta con más de 160 casetas decoradas y un imponente árbol de navidad de 16 metros decorado con más de 5.000 adornos de cristal de Swarovsky. Una verdadera maravilla.

Si estás pensando en viajar a cualquiera de estas ciudades estas Navidades o hacer una escapada de fin de semana próximamente, no olvides consultar nuestras guías  y…

¡FELIZ NAVIDAD!