Bienvenido a Escocia


Un paraíso natural

Las tierras escocesas son un paraíso natural, un maravilloso entorno en el que disfrutar de un viaje en plena naturaleza repleto de símbolos, tradiciones y celebraciones que remarcan la fuerte personalidad de esta nación que, aunque perdió su independencia a manos de Reino Unido en 1707, no olvida de dónde viene. A pesar de esta unión, Escocia no es homogénea desde el punto de vista geográfico y se distinguen tres grandes zonas: las Tierras Altas (Highlands) en el norte, con una escasa densidad de población; el cinturón central (Central Belt o Central Lowlands) donde se sitúan las ciudades más importantes: Edimburgo, la capital, y Glasgow, y las Tierras Bajas (Lowlands), en el sur. Sea el que sea el destino, clanes, tartanes, kilts, whisky, gaitas o ceilidhs siguen presentes en sus fiestas y en su cultura y el camino se encontrará salpicado de fortalezas, castillos y abadías con siglos de antigüedad.

ANTES DE IR A Escocia ...


Antes de salir

Planifica tu viaje

Desde España la forma más económica, directa y rápida de llegar a Escocia es el avión.

Revisa tus seguros

Se puede contratar un seguro que incluya gastos médicos, pérdida de equipaje, cancelación del viaje, accidentes o responsabilidad personal, pero es más que recomendable llevar la Tarjeta Sanitaria Europea a la hora de recibir asistencia médica. Esta es expedida por Instituto Nacional de la Seguridad Social. Si se ha salido de España ya o no se tiene tiempo para tramitarla, se puede solicitar un Certificado Provisional Sustitutorio.

Documentación

Basta con el carné de identidad o el pasaporte en vigor, si bien se recomienda llevar consigo ambos documentos. Si se quiere alquilar un coche se necesitará también el permiso de conducir. No existen vacunas obligatorias ni recomendadas.

El tiempo en Escocia    

Las mejores estaciones para visitarla son el verano y la primavera. Los meses de junio, julio y agosto suelen ser los más benignos, a lo que hay que sumar más horas de luz. También son buenas opciones para viajar hasta Escocia, mayo y septiembre. El resto de año hay que tener en cuenta que las horas de luz se reducen, las condiciones climatológicas empeoran: hace más frío, llueve, algunas carreteras quedan intransitables... y esto provoca que algunos lugares turísticos cierren en invierno o reduzcan su horario de visita. Es aconsejable ir provisto siempre de un impermeable, de calzado cómodo y seguro y de ropa de abrigo porque nunca se sabe cuándo lloverá y las temperaturas, incluso en pleno verano, son bastante más bajas que en España.

Hora oficial

Con respecto a España, Escocia lleva una hora de retraso. En las grandes ciudades y en centros turísticos, especialmente en temporada alta, de abril hasta octubre, las tiendas suelen abrir todos los días de la semana, mientras que en las pequeñas poblaciones es habitual que cierren los domingos e incluso los sábados por la tarde. En cuanto a los museos y monumentos, en localizaciones pequeñas o alejadas de las grandes ciudades, en temporada alta suelen abrir todos los días o cerrar uno en semana, mientras que en temporada baja, algunos cierran o reducen su horario, concentrándolo en el fin de semana.

Moneda y tarjetas

La moneda oficial es la libra esterlina. Las tarjetas de crédito se admiten en los principales centros poblacionales y en los lugares más turísticos, sin embargo en las poblaciones más pequeñas y remotas, en algunas ocasiones, la única forma de pago es en efectivo.

Idioma

El idioma oficial es el inglés, pero el gaélico escocés -se habla en algunas partes de las Tierras Altas (Highlands) y en las islas Hébridas- y el escocés -en el sur de las Tierras Bajas (Lowlands)- son lengua cooficiales.

Cómo llegar

La manera más rápida y directa de llegar a Escocia es el avión. Pensar en viajar hasta allí en tren o en ferry, es posible, pero resulta mucho más complicado y enrevesado, pues el trayecto nunca será directo. Desde España, EasyJet y Ryanair vuelan sin escalas a los aeropuertos de Edimburgo, Glasgow, Glasgow Prestwick y Aberdeen. Estos aeropuertos están conectados con el centro de las ciudades a través de servicios de tren y de autobuses.

Cómo desplazarse

Si se va a realizar desplazamientos a lugares alejados o rurales y si se quiere tener un mayor control del tiempo y minimizar las esperas, lo mejor es optar por alquilar un coche. Es sobre todo aconsejable si el viaje va más allá de la visita a alguno de los principales centros poblacionales. Si se tiene como base de acción alguna ciudad importante como Edimburgo o Glasgow puede ser interesante plantearse hacer escapadas de un día contratando algún tour en autobús o decantarse por viajar en tren, con muchos más servicios en la parte central del país y menos según se aproxima a las Highlands, o en autobús. Para visitar las islas se puede utilizar los ferries, con la posibilidad de trasladar el coche.

Dónde dormir

En las principales ciudades no existirá ningún problema en encontrar hoteles acomodados a distintos presupuestos. El alojamiento en estas es más económico que en las principales urbes de Inglaterra. Además se puede optar por hostels, B&Bs y apartamentos turísticos. En poblaciones rurales y localizaciones más alejadas de los grandes núcleos de población, la oferta se reduce, pero siempre es posible hallar algún pequeño hotel, un hostel o un B&B -a veces no son viviendas al uso, sino castillos, mansiones o granjas-, además algunos pubs ofrecen también alojamiento. Para evitar sorpresas desagradables, sobre todo en temporada alta, lo recomendable es reservar.

n

n

Descargar un fragmento

QUÉ VER Y HACER EN Escocia ...


Qué ver

Imponente imagen del castillo de Edimburgo, Escocia© F11photo / Dreamstime.com
Castillo de Edimburgo

El destino más visitado de la capital de Escocia es también el castillo más importante de la nación. En la Edad Media se convirtió en residencia de los reyes escoceses; acogió la primera sede del Parlamento de Escocia y sufrió el asedio de los ingleses. En su interior cuenta con varios museos, exposiciones y objetos con tanta historia como la piedra del destino, las joyas de la corona o los cañones Mons Meg o One O'clock Gun.

Panorámica de New Lanark con su estilo industrial, Escocia© julietphotography / 123RF
New Lanark

A poco más de 50 km al sur de Edimburgo, se encuentra este complejo con un gran valor histórico y social, lo que le valió ser reconocido Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A principios del siglo XIX, el filántropo Robert Owen consiguió que una comunidad industrial se convirtiera en un modelo de socialismo utópico a través de sus programas sociales -educación y sanidad gratuita, eliminación de los castigos corporales, prohibición del trabajo de menores o viviendas dignas.

Moderno edificio del Scencie Centre de Glasgow, Escocia© TreasureGalore / Shutterstock
Arquitectura y cultura en Glasgow

Es la ciudad con más alicientes artísticos y culturales y el mejor ambiente nocturno de Escocia. Acoge interesantes museos como la galería de Arte Moderno, el museo Kelvingrove, el museo Riverside o la colección Burrell -cerrada por reformas hasta 2020-, todos ellos de entrada gratuita. En el plano arquitectónico sobresale la herencia dejada por el arquitecto y diseñador escocés, Charles Rennie Mackintosh.

Bello e histórico castillo de Stirling, Escocia© Chon Kit Leong / 123RF
Castillo de Stirling

Levantado sobre roca volcánica y rodeado de acantilados, es una impresionante fortaleza en la que fue coronada María Estuardo en el siglo XVI. En el límite con el norte de Escocia, es la principal atracción de la histórica ciudad de Stirling donde también se encuentra un monumento dedicado a uno de los héroes escoceses William Wallace.

Estatua de Nessie cerca del lago Ness, Escocia© Andre Goncalves / Shutterstock
Lago Ness... y Nessie

Es uno de los grandes reclamos de Escocia en el mundo y la criatura, que se dice, que vive en su interior ha levantado grandes pasiones a lo largo de los siglos. El lago Ness es el segundo más extenso de la nación y junto a él se sitúa un centro de interpretación en el que se muestran los datos que se tienen acerca del misterioso ser conocido cariñosamente con el nombre de Nessie.

Puerto de Portree en la isla de Skye, Escocia
Isla de Skye

Es la más extensa de las islas del archipiélago de la Hébridas interiores. Sus paisajes son espectaculares, además cuenta con una intensa historia -sus museos lo avalan, al igual que el castillo de Dunvegan, el más antiguo de Escocia- y ofrece la posibilidad de realizar numerosas actividades al aire libre.

Qué hacer

Interior de una destilería de whisky en Escocia© Martin Molcan / 123RF
Visitar una destilería de whisky

No es difícil encontrar una destilería de whisky, incluso en las islas o en las Highlands, o un lugar en el que probar la bebida nacional. Solo hay que programarse y elegir destino. La pequeña localidad de Dufftown es la capital mundial del whisky de malta.

Concurso de ceilidh en Escocia© A. Karnholz / Shutterstock
Bailar un ceilidh y escuchar música tradicional

El ceilidh es el baile tradicional escocés más sencillo. Se enseña en los colegios y se baila en los grandes acontecimientos sociales como las bodas. En Edimburgo y Glasgow existen salas donde animarse a dar unos pasos. Mientras que el instrumento que más suena en pubs y en todo tipo de festejos es la gaita.

Senderista disfrutando del las vistas en los Cairngorms, Escocia© Iwom22 / Dreamstime.com
Disfrutar de la belleza salvaje en un parque nacional

Dos son los parques nacionales escoceses: los Cairngorms, el parque nacional más grande del Reino Unido y el de Loch Lomond y los Trossachs. Ambos ofrecen la posibilidad de disfrutar de la fauna y flora autóctona y también de practicar actividades como el ciclismo, el senderismo o piragüismo.

Mística capilla Rosslyn gracias a Dan Brown© Ibn_BinBin / Shutterstock
El rastro de El Código Da Vinci en los Borders

Las abadías de los Borders son espectaculares y merecen una ruta, pero si hay un destino mediático en la zona es la capilla Rosslyn, a 12 km de Edimburgo. Su aparición en este libro y en su adaptación cinematográfica la han puesto en el mapa.

Famoso campo de golf de St Andrews, Escocia© cornfield / Shutterstock
Jugar al deporte nacional: el golf

Es fácil localizar, casi sin proponérselo, un campo en Escocia. En sus límites existen más de 500 y si se es aficionado a este deporte, se puede jugar y si no, asistir a un torneo. La ciudad de St. Andrews es la cuna del golf a nivel mundial.

Ambiente callejero durante el Festival Fringe en Edimburgo, Escocia
La ciudad de los Festivales

El calendario de actividades culturales de Edimburgo tiene pocos rivales en Europa. El mes clave es agosto cuando la ciudad experimenta el bullicio del Edinburgh International Festival inaugurado hace más de 60 años, con representaciones de teatro, música, ópera y danza del más alto nivel.

Qué comer

La gastronomía escocesa es generosa en grasas y en azúcares y a esto se le suma la ingesta de alcohol en forma de whisky y cerveza. El desayuno es el típico inglés, al que se le añaden algunos productos locales como bollos de patata, morcilla, porridge (gachas de avena), galletas de avena y arenques o abadejos ahumados. La base de gran parte de los platos típicos es la carne y también son populares los pescados ahumados, sobre todo abadejo y salmón. Entre las opciones preferidas de los escoceses están el fish and chips (pescado y patatas fritas); los haggis, originalmente elaborados con sobras de distintos tipos de carne, se acompañan de neeps (nabos) y tatties (patatas) y se sirven en celebraciones y en los pubs; cullen skink, sopa espesa elaborada con pescado ahumado, cebolla y patatas; Scotch Pie, pastel relleno de carne de cordero condimentado con pimienta y otras especias y acompañado de puré de patatas; bridie, pastel elaborado con carne de vacuno, cebolla y especias con forma de empanadilla o stovies, estofado con patatas, cebollas y algún tipo de carne. No faltan opciones dulces como tartas, bollos (Aberdeen Rowie) o pasteles rellenos de crema. Entre las frutas destaca la presencia de los arándanos y otros frutos rojos como ingredientes de postres y de jaleas y mermeladas. Muy popular es la mermelada de Dundee, de naranja amarga, cuya leyenda nos lleva a un primer cargamento de esta fruta proveniente de Sevilla.
Característico haggis escoces de carne © stockcreations / Shutterstock

Fiestas y festivales

Entre las celebraciones más populares se encuentran: la noche de Burns, el 25 de enero, donde se festeja el nacimiento del poeta nacional; en primavera, en St. Andrews se dedica una semana al golf; en junio y julio tienen lugar diferentes competiciones en las Highlands (Highlands Games); en agosto sobresale el Festival Internacional de Edimburgo; en septiembre, Braemar acoge los juegos anuales de las Tierras Altas; en noviembre se festeja el patrón de Escocia, St. Andrew y en Nochevieja, la celebración en Escocia se conoce como Hogmanay.

El ocio nocturno se puede disfrutar en bares y pubs tanto en ciudades como en localidades más pequeñas. Es habitual que los pubs cuenten con actuaciones de música tradicional y ofrezcan la bebida y comida típica. Además en las grandes urbes se puede optar por acudir a discotecas o clubes. Glasgow destaca por su animada vida nocturna.

Saxofonistas tocando durante uno de los numeros festivales de Escocia© Jim Byrne Scotland / Shutterstock
<