Cualquier momento es bueno para descubrir el turismo gastronómico vegano que propone Madrid. La ciudad, poco a poco la Comunidad, se ha convertido por méritos propios en uno de los centros más importantes del veganismo en España y en Europa por su variedad y número de propuestas. El 1 de noviembre es una fecha significativa para trazar esta ruta porque se celebra el Día Mundial del Veganismo.

Noviembre fue el mes en el que se fundó la primera organización vegana en Reino Unido (Vegan Society) en 1944 y unos meses antes fue acuñada la palabra vegan (vegano/a) para diferenciar a las personas que no utilizan ningún producto de origen animal de las vegetarianas, que consumen huevos, lácteos o miel y que no extienden el rechazo al uso de animales más allá de la alimentación.  Así que para visibilizar este día, os lanzamos algunas recomendaciones gastronómicas que no os dejarán indiferentes –son todas las que están, pero no están todas las que son– y que os mostrarán lo fácil y delicioso que es alimentarse dejando fuera de nuestro plato a los animales.

Eclosión de veganismo en Madrid

Fue hace alrededor de una década cuando comenzaron a abrir negocios veganos en Madrid, pero su eclosión se produjo entre 2014 y 2015. Actualmente se contabilizan más de 35 restaurantes y casi una decena de tiendas de alimentación 100 % vegetales, a los que se suman establecimientos estéticos, textiles, de tatuajes... situados mayoritariamente en el centro de la ciudad de Madrid, pero que se han ido extendiendo a barrios más alejados y a distintas ciudades de la Comunidad Autónoma.

Malasaña y sus alrededores, un paraíso por todos los gustos

En la zona de Malasaña, Conde Duque, Plaza de España y Chueca se puede disfrutar de excelente comida italiana y pizza en Pizzi & Dixie (Calle San Vicente Ferrer, 16). Vecina es la coqueta Veggie Room (Calle San Vicente Ferrer, 19), una tienda siempre a la última en tendencias y novedades. La “comida de cuchara” y más tradicional se encuentra en Landareak (Calle Ruiz, 5) con una tarta de queso para chuparse los dedos. Los locos por el dulce alucinarán con los donuts veganos y los rollitos de canela de Delish Vegan Doughnuts (Calle del Cristo, 3) junto al Centro Cultural Conde Duque y con los cupcakes y las tartas personalizadas de Freedom Cakes (Calle Luna, 14).

Para probar la corriente más sana es obligatoria una parada en Chueca, en Bunny's Deli (Calle San Gregorio, 17), especializado en cocina crudivegana y un sitio ideal para celíacos. También en Chueca, Masa Madre Vegan Food (Calle San Marcos, 17) ofrece una variada carta en la que destacan sus pizzas. En las cercanías del Templo de Debod, Punto Vegano (Calle Luisa Fernanda, 27) sirve deliciosa comida casera y cuenta con una especialidad: ravioli de espinacas. En Chamberí, los estómagos siempre acaban llenos en el acogedor Yantén Veggie Bar (Calle Cardenal Cisneros, 40) –con Argentina muy presente en sus platos–, mientras que Los Andenes Vegan (Calle Fernández de los Ríos, 43) ofrece cocina peruana 100 % vegetal, con un estupendo menú degustación cada sábado.

Lavapiés y La Latina, multiculturalidad al poder

En el multicultural Lavapiés comenzó su andadura Planeta vegano (Calle Ave María, 34), la surtidísima tienda vegana más veterana de Madrid que cumplirá una década en 2019. Después se instaló La oveja negra (Calle Buenavista, 42), una comprometida taberna con una excelente calidad-precio en la que disfrutar de buenas tapas y también de hamburguesas, como ocurre en Distrito vegano (Calle Doctor Fourquet, 32), con influencias chilenas y una carta pensada para quienes les gusta comer. Su hermana, y vecina, La tía Carlota (Calle Sombrerería, 6) recoge las raíces internacionales de la familia propietaria en su gastronomía y las enmarca en un cuidado local. El paraíso de las hamburguesas se localiza en La Latina y se llama Viva Burger (Costanilla de San Andrés, 16), con más de una decena de suculentas y saciantes propuestas, incluida una variedad infantil.

Más allá del centro, veganizando los barrios

En Pueblo Nuevo se localizan Mamá Kokore (Calle Germán Pérez Carrasco, 48), una tienda y obrador que, además de vegano, elabora todos sus productos sin gluten. También es el lugar ideal si queréis asistir a algún taller de cocina vegana y sin gluten. Su vecina Mi cabra vegana (Plaza de la Reverencia, 4) destaca por su amplia oferta de productos vegetales a granel y por su incansable activismo antiespecista y feminista. En Moratalaz, desde su cálida tienda, Encuentro Vegano (Calle Pico de artillero, 23) está al pie del cañón “veganizando los barrios” con su comida y solidaridad. Mientras que en Tetuán, Hakuna Matata Veggie (Calle de Alejandro Rodríguez, 6) sorprende con una sabrosa cocina casera y una esmerada presentación.

Finalizamos esta ruta de turismo gastronómico vegano en Alcalá de Henares donde Mamá Eco (Calle Vaqueras, 44) satisface los paladares veganos en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad con ricas tapas, pizzas y hamburguesas.

Texto: Elisa Blanco (coordinadora de www.madridvegano.es).
Imágenes: Shutterstock y Elisa Blanco.