Bienvenido a República Checa


En el corazón de Europa

República Checa sorprende con una geografía privilegiada en la que casi cada kilómetro cuadrado pareciera reunir todos los accidentes posibles al mismo tiempo. Al norte destacan formaciones caprichosas de areniscas, al oeste manantiales prodigiosos, al este cuevas imposibles y al sur viñedos coquetos y bosques primigenios rodeados de lagos. Todo accesible gracias a una soberbia red cuyo sistema de señalización es famoso incluso de fronteras hacia afuera. Más allá de la bellísima Praga, las esencias checas se palpan mejor en provincia, donde su gente cercana y de mentalidad abierta muestra su cara más amable. Los escenarios más exóticos son las ciudades balneario de la región de Karlovy Vary (en la foto, el pueblo de Loket), las fábricas de cerveza de Pilsen, las construcciones funcionalistas de Brno, las barrocas de Olomouc o las minas y siderurgias reconvertidas de Ostrava, además de montones de castillos medievales inexpugnables repartidos por todo el territorio.

ANTES DE IR A República Checa ...


Antes de salir

Documentación

DNI/ Pasaporte

Sanidad

La Tarjeta Sanitaria Europea facilita la asistencia en centros públicos.

El tiempo

Las temperaturas medias en julio son de 20 ºC, en enero de 0 ºC y la media anual de 8 ºC. Llueve abundantemente entre mayo y agosto, con chaparrones que dan paso al sol, mientras que los inviernos son más secos y nublados.

La maleta

En verano chubasquero y paraguas. En primavera y otoño llevar ropa de abrigo. En invierno añadir guantes, gorro y botas.

Moneda

La corona checa (CZK o kč) en los últimos años ha tenido un cambio de 1 € por 25 kč. Hay casas de cambio en cada localidad mediana o turística.

Compras

El pago con tarjeta está generalizado y hay cajeros por doquier donde sacar coronas.

Cómo llegar

Hay vuelos directos a Praga desde Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Palma y Tenerife con Air Europa, Czech Airlines, Iberia, Ryan Air, Vueling… El resto de aeropuertos internacionales de Chequia (Brno, Karlovy Vary y Pardubice) tiene escasas conexiones exclusivamente con Alemania o Reino Unido. También se podría volar hasta alguna ciudad próxima a la frontera como son Bratislava, Viena, Núremberg o Katowice, a su vez bien conectadas a través de tren o autobús con Brno, Praga, Pilsen y Ostrava respectivamente.
El aeropuerto Václav Havel está a unos 15 km de Praga. El único transporte directo al centro es el bus Airport Express que sale de la terminal 1 (salida F) con dirección a la estación central de trenes. Es reconocible por sus letras AE o bien por el destino que indica: Hlavní Nádraží.

Cómo desplazarse

En Chequia las distancias casi siempre son pequeñas y, para mayor suerte, se pueden cubrir con comodidad gracias a una excelente oferta de transportes públicos. Hay también una red de carreteras nacionales rápidas, modernas y seguras; en las secundarias las condiciones cambian drásticamente.
České Dráhy, la compañía nacional de trenes, da una amplia y eficaz cobertura entre casi todas las ciudades del país. Su página web es muy útil para planear un viaje. Sin embargo, la vía férrea está liberalizada y en ella operan compañías privadas más competitivas como RegioJet y Leo Express; sus trayectos no se anuncian en la web de České Dráhy (sí en los paneles de las estaciones) y los billetes se compran online. Ambas compañías cuentan con una flota de autobuses que cubre trayectos en los que estos son más rápidos que el tren.

Dónde dormir

El sistema de categorización de alojamientos es un tanto anárquico y a menudo es más conveniente guiarse por los precios que por las estrellas (si las tienen). Los hoteles de categoría media y alta ofrecen precios y servicios similares a los españoles, mientras que los de categoría inferior o rurales sí son mucho más económicos, sin comprometer calidades. Praga y Brno cubren cualquier expectativa, desde el lujo a los hostales más baratos, pero en localidades menores la oferta es limitada.
En la capital, la ciudad Vieja está algo colapsada y no siempre es fácil encontrar habitaciones libres o baratas. Los que busquen tranquilidad y encantos, tienen su sitio en Malá Strana, poblada de hotelitos en casas históricas, si bien sus precios son bastante elevados. A los que no les importe tener que caminar hasta el centro, la ciudad Nueva es la que más oferta tiene con mejor relación calidad-precio.

República Checa

La dinámica República Checa vive turísticamente eclipsada por Praga, circunstancia que suma, si cabe, para convertirla en un destino aún más atractivo. Esta GUIARAMA de REPÚBLICA CHECA, pensada para un corto viaje, ofrece una selección de los mejores destinos de toda su geografía, tanto urbanos como naturales, en sus dos regiones históricas, Bohemia y Moravia...

QUÉ VER Y HACER EN República Checa ...


Qué ver

Vista de Praga destacando la catedral de San Vito
Catedral de San Vito

En el mejor edificio de Praga, tan solo su ábside es la envidia de muchas catedrales del mundo.

Interior de la fábrica de cerveza de Pilsner Urquell
Fábrica de Pilsner Urquell

La culminación de siglos de tradición cervecera de Pilsen se materializa en esta especie de pueblo independiente de la ciudad.

Belleza de la desconocida naturaleza de Suiza Bohemia, República Checa
Suiza Bohemia

Las montañas de arenisca del Elba presentan un rosario de formaciones rocosas caprichosas entre bosques frondosos que conforman un paisaje de cuento.

Villa Tugendhat, un hito de la arquitectura mundial
Villa Tugendhat

Hito de la arquitectura funcionalista, abruma por sus dimensiones, calidades y cifras en cada objeto y rincón, donde ningún detalle escapa al concepto más puro de diseño.

Interiores del palacio de Lednice, otra desconocida maravilla de la República Checa
Palacio de Lednice

Obra maestra multidisciplinar tanto en su concepción, ejecución, restauración y conservación; en su arquitectura, carpintería, botánica…

Reutilización de la antigua mina de Dolní Vítkovice en Ostrava, República Checa
Dolní Vítkovice

Esta mina y fundición eran, hasta hace un par de décadas, un punto negro de la ciudad de Ostrava. Hoy son el referente urbanístico y cultural de la ciudad.

Qué hacer

Quizás el más famoso cristal del mundo, el cristal de Bohemia
Visitar una fábrica de cristal de Bohemia

La más prestigiosa es la de Moser, en las afueras de Karlovy Vary, aunque hay otras interesantes como la de Rückl, próxima a Praga.

El río Moldava es una de las mejores vías para conocer la República Checa
Recorrer meandros en kayak

Los del río Moldava a la altura de Český Krumlov y los del río Ohře a su paso por Loket son tramos especialmente recomendables.

Fuente de agua mineral en la República Checa
Beber aguas minerales

Mientras se camina por alguna de las columnatas de la región de las ciudades balneario de Bohemia occidental.

Interior de una de las galerías del Karst de Moravia, República Checa
Descender a una cueva

Hay centenares de ellas, unas vírgenes y otras explotadas desde la Prehistoria hasta la era comunista; las mejores son las del karst de Moravia.

Viñedo en la región de Moravia, República Checa
Hacer alguna ruta del vino en el sur de Moravia

Mikulov, Velké Bílovice, Znojmo… Son localidades con encanto y decenas de pequeñas bodegas y viñedos que visitar.

Vista del castillo Karlstejn, alrededores de Praga
Visitar castillos medievales

Encaramados sobre colinas escarpadas, los hay especialmente bien conservados alrededor de Praga (Karlštejn, Křivoklát, Konopiszte), pero también en Český Krumlov o Mikulov.

Qué comer

La cerveza siempre es una buena opción para acompañar a la comida checa

Carne de cerdo y ternera, col, salsas de verduras y knedlik son los elementos más habituales de la gastronomía tradicional, que destaca en guisos o asados carnívoros, calóricos y contundentes, y de sabores intensos (como el imprescindible svíčková) que se suelen acompañar de medio litro de cerveza rubia. En cualquier caso, la nueva cocina se va abriendo paso a través de restaurantes modernos que ofrecen platos más ligeros.
La cerveza es religión. La más popular es la tipo Pilsen, rubia, amarga y con cuerpo. La fábrica más prestigiosa es la de Plzeňský Prazdroj, de la que sale la Pilsner Urquell y otras más asequibles como Gambrinus, Kozel o Radegast. Otros grandes fabricantes son Staropramen o Budějovický Budvar.

Los vinos blancos de Moravia no tienen tanta fama, pero son también recomendables, además de una excusa para conocer la región a través de sus viñedos y bodegas.

Fiestas y festivales

La cerveza, uno de los productos gastronómicos más internacionales de la República Checa

Con una natalidad alta, Chequia está repleta de parques de atracciones (lanový park), zoos y teatros de marionetas. Casi cada montaña tiene un remonte para subir con esquíes o en bicicleta, y un sinfín de senderos extraordinariamente bien señalizados.
Por la noche todo gira en torno a las cervecerías (pivnice), lugar de reunión por excelencia en Chequia. Suelen ser locales austeros, con mesas corridas de madera, decoración rústica, atmósfera cargada y mucho ruido. Normalmente ofrecen un puñado de platos para acompañar a la cerveza.

Se calcula un consumo de “oro líquido” per cápita de más de 300 litros al año, lo que no está reñido con la búsqueda de calidad: el cliente es exigente y gusta de hacer una pequeña crítica a su bebida como parte del ritual. Los festivales de la cerveza y el vino, generalmente a finales de verano, son una ocasión única para conocer el folclore checo.

Esta Web utiliza cookies para ofrecer nuestros contenidos y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra
POLÍTICA DE COOKIES X